caprichos regalos y complementos

Archivo de la categoría 'Coleccionistas de relojes'

Una maravilla Medieval del Mundo

Viernes, 9 de octubre del 2015

 

 

reloj-astronomico-praga

 

El reloj astronómico de Praga, prodigioso icono checo y todo un espectáculo, lleva marcando la hora durante 605 años.  Es uno de los iconos turísticos de la ciudad y miles de turistas esperan a las horas en punto, desde las nueve de la mañana a las once de la noche el paseo de los apóstoles del reloj astronómico de Praga

Sin la algarabía que desata el cumpleaños, la escena del reloj astrómico de Praga lleva repiéndose, día tras día, desde hace 400 años. Sin las aspas en el suelo, seis siglos. Durante todo este tiempo, los checos cruzan los dedos cada vez que se adentran en el barrio más antiguo de su capital y se acercan al ayuntamiento de su Ciudad Vieja para ver en  su pared sur, el reloj astronómico de Praga.

Los engranajes del reloj astronómico de Praga, una auténtica obra maestra encajada entre las dos columnas principales que soportan la torre de la casa consistorial, datan del siglo XV. Plena Edad MediaSobre sus orígenes planea cierta confusión. La versión oficial achaca el ingenio y la destreza al maestro relojero Nicolás de KadanLa leyenda, al artesano Hanus Ruze.

Las tres partes básicas del reloj astronómico de Praga son el cuadrante astronómico, que indica las 24 horas de día y representa las posiciones del sol y de la luna en el cielo; las figuras animadas, que incluyen los doce apóstoles; y el calendario circular, con medallones que representan los meses del año.

La estructura básica del reloj astronómico de Praga no ha cambiado básicamente desde la Edad Media. Además de los doce apóstoles otra de sus figuras principales es el ángel de piedra. Es una de las esculturas más antiguas del reloj astronómico de Praga. Originalmente fue una escultura policromada gótica con una inscripción en la cinta, que ya no es evidente. El original fue dañado mayo 1945 y tuvo que ser reemplazado.

Otra figura clave del reloj astronómico de Praga es la estatuilla del gallo, que no es móvil y que simboliza la vida. Más abajo está el esqueleto con un reloj de arena como símbolo de la medición de toda la vida. A su lado la figura de Turk, que se representa junto a un laúd, símbolo de la extravagancia y el placer en el sentido de la depravación humana. Al otro lado del reloj astronómico de Praga está el hombre vanidoso como símbolo de la vanidad de la humanidad.

Lleva 600 años funcionando y su originalidad radica en una complicada esfera astronómica que indica la posición y el movimiento de los cuerpos celestes en relación a Praga. El reloj astronómico de Praga es el único del mundo que puede medir la hora babilónica, que se usa en la magia y la alquimia.

 

Reloj astronómico de Praga

Reloj astronómico de Praga

Relojes del siglo XVII: El reloj mecánico

Lunes, 14 de octubre del 2013

 

 

La historia del reloj es la crónica puntual y fidedigna del ingenio humano, de su industria y tesón.

Hasta el siglo XVI a las buenas gentes les preocupa poco conocer más exactitudes que las estrictamente fisiológicas; para ello basta y sobra con el instinto, la luz y la sombra. Los relojes mecánicos ostentan una sola aguja, y lo mismo da una hora más o menos. Sin embargo, aportan una serie de datos que actualmente nos parecen superfluos e ingenuos, pero que en el contexto de la época eran bastante más importantes que una seguridad temporal. Así, el mostrador zodiacal resultaba decisivo para elegir los momentos fastos o nefastos; el de fases lunares, para deambular en noches sin faroles; el calendario, para situarse, y un largo etcétera de informaciones útiles.

El reloj mecánico es el mecanismo puro. Todos los ingenios y artilugios que hicieron realidad la automatización derivan de este primitivo mecanismo. Es el prólogo de una evolución que se inicia en la rueda contadera.

Un reloj mecánico es un reloj que utiliza un mecanismo mecánico para medir el paso del tiempo, por oposición a los relojes de cuarzo modernos que funcionan en forma electrónica.

Es impulsado por un resorte (llamado resorte principal) al que se le debe dar cuerda periódicamente. Su fuerza se transmite mediante una serie de engranajes para accionar la rueda de equilibrio, una rueda contrapesada que oscila atrás y adelante a una velocidad constante.

Un dispositivo llamado escape libera las ruedas del reloj para que avancen un poco con cada giro de la rueda de balance, moviendo la manecillas del reloj hacia adelante con velocidad constante. Esto es lo que produce el característico “tic-tac” de todos los relojes mecánicos. Estos relojes evolucionaron en Europa en el siglo XVII de los relojes accionados por resortes, que aparecieron en el siglo XV.

Los relojes mecánicos no son tan precisos como los de cuarzo y generalmente resultan ser  más caros.Pero el movimiento de los engranajes  constante  nos transmite un sentimiento  del  paso del tiempo, como materializando  una idea  intuitiva  que todos tenemos  del devenir  de nuestras  propias vidas. Su simple contemplación  nos fascina.

 

Relojes S.XVII

Pasión por los relojes

Jueves, 10 de mayo del 2012

Una colección diferente, con las tendencias deportivas en sus esferas y correas, muy acordes con los gustos de los hombres para los que ha sido diseñada.

Muchas marcas avalan nuestra calidad
marcas
Diseño web :: ticmedia.es